esquizoide.net

ORIGEN  DEL  PROBLEMA EVITATIVO

 

EL SISTEMA OPERATIVO DE NUESTRA COMPUTADORA

 

Hay un sorprendente paralelismo entre la manera de funcionar de nuestro cerebro

 y el de nuestra computadora.

Nuestra computadora sale de fábrica inoperante, vacía. Sólo es una suma de herramientas.

 Sólo puede funcionar como ordenador si se le añaden las instrucciones de funcionamiento:

eso es el sistema operativo.

 

Por razones de economía y eficacia, según vamos navegando, nuestra computadora guarda

 en su memoria una copia de cada página que visitamos, de manera que,

 cuando le pedimos que nos traiga determinada página, si esa página ya ha sido visitada y guardada en la memoria,

 la página que nos presenta no es la página que figura ahora mismo en Internet,

 sino esa misma página guardada en la memoria del ordenador: así de rápido y eficaz.

 No navega para encontrarla, sencillamente la saca sin más de la memoria.

 

Cuando yo mismo corrijo alguno de mis archivos y lo subo a la red y le pido a mi ordenador que me lo enseñe,

 no navega para encontrarlo, sino que me enseña el archivo antiguo, el que conserva en la memoria.

Así que no puedo saber si la corrección que he introducido está funcionando bien en la red.

¿Qué hago en entonces? Pues borro todos los archivos temporales de la memoria.

A continuación vuelvo a pedirle que me enseñe mi página y, como no conserva ya la página en la memoria,

entonces navega hasta encontrarla y me la enseña. Así puedo comprobar cómo está ahora mismo mi página en la red.

 

EL SISTEMA OPERATIVO DE NUESTRO CEREBRO

 

Nuestro cerebro tiene algo parecido a un sistema operativo

y se guía asimismo con criterios particulares de economía y eficacia.

Si se trata de la vista, por ejemplo, no vemos exactamente el material proporcionado

 por los ojos, sino que es el cerebro el que, a partir de esos materiales, elabora la visión que realmente vemos.

Cuando conducimos un coche, nuestro cerebro se aprovecha de nuestras prácticas anteriores

y el esfuerzo y atención que necesitamos ahora para conducir es mínimo.

 De lo contrario cada vez que cogiéramos un coche sería siempre como la primera vez

 y necesitaríamos del mismo esfuerzo y atención. Sería agotador.

Nuestro cerebro se guía con criterios de economía y eficacia.

 

LAS EXPERIENCIAS TEMPRANAS DEL EVITATIVO

 

Las primeras experiencias de relación social del evitativo son malas y están cargadas de miedo.

En la vida adulta, cuando el evitativo tiene una relación social, el cerebro

no da paso a estas experiencias, sino que – al igual que hemos visto con el ordenador y por razones de eficacia y economía –

muestra este tipo de experiencias que ya tiene guardadas en la memoria, de manera que

no vivimos realmente la experiencia actual, sino aquella primera experiencia de miedo.

Si se hiciera presente en nuestra consciencia el momento actual no tendríamos problemas,

 estaríamos tranquilos y disfrutaríamos, pero en realidad volvemos a vivir una y otra vez,

 la experiencia guardada en nuestra memoria, una experiencia acompañada de miedo.

 

El patrón social de comportamiento del evitativo es positivo. El es sociable y tiene patrones de apego positivos,

 pero cuando se va a acercar a la gente y de acuerdo a sus características individuales concretas,

aparecen esas experiencias tempranas ( no las actuales) y vuelve a vivir una y otra vez aquel mismo miedo.

Esa ansiedad es más fuerte que cualquier otra cosa y aunque él quiera ser sociable,

 el miedo se lo va a impedir. El evitativo evitará el contacto y huirá.

 

Con mucha frecuencia el esquizoide medio y bajo participa de este esquema evitativo.

 

El problema original del esquizoide tiene que ver más con la formación de su apego

 (en realidad desapego), que con la temática expuesta. Lo característico del esquizoide será el desapego,

la indiferencia, el aburrimiento y la falta de disfrute en relaciones sociales.

 

Página creada en Septiembre de 2013 Copyright ©

VOLVER