esquizoide.net

MI HIJO ES ESQUIZOIDE (4º)

 

TUS AMORES

 

Por Isabel Guillén

 

PRIMER AMOR

 

Desde muy jovencito y durante muchos años tuviste una novia.

Fue una relación de sólo fines de semana.

No hubo compromisos, no hubo anillo de pedida, ni proyecto de boda, ni sueños de hijos…

Nunca tuvisteis planes de futuro.

Tuvisteis prolongadas rupturas y re-comienzos.

Tú nunca me contaste nada. Tú nunca cuentas…

Ella, en cambio, sí se desahogaba conmigo:

<<No me dirige la palabra durante días…. no me llama…. no le importo.…

No me ama….

Vive solo en su mundo y no me necesita….

No tiene planes…. No lo comprendo….

No me mira a la cara….

Me he ido, he vuelto. No reacciona..…Me he vuelto a ir…..

No soporto esto. No puedo más..…Me voy para siempre>>

Y se fue para siempre.

 

SEGUNDO AMOR

 

Estabas solo y yo misma no me acostumbraba a tu soledad…

 

Un día apareció un ángel…

Ella sabe a lo que se expone pero ha apostado por ti…

Ella te conoce y se ha informado en Internet sobre tu condición…

Tú has aceptado tu condición y no se la has ocultado…

 

Las cosas son diferentes y el amor le da un poco de luz a tu mirada

 y un poco de paz a tu espíritu…

y un poco de fe a tus crisis…

¿Tan sólo un poco? . ¡Sí sólo un poco!

En tu vida afectiva nada es desmesurado.

Pero si ese poco cura tus heridas y te reconcilia con la sociedad será suficiente…

Ya no estás solo.

 

 FUTURO

 

Cuando conociste tu condición dejaste tu puerta entreabierta y un ángel entró por ella.

Ella ACEPTÓ amarte sin cuestionarte,

aceptar lo que le das sin medirlo,

respetar tus silencios, tus espacios y tus estados de ánimo.

ACEPTÓ cuidarte a distancia en tus crisis

 y estar allí con la mejor sonrisa cuando ellas han pasado.

Y los planes surgen por primera vez,

y el mimo se vislumbra,

y el contacto ya no es esquivo,

y la presión se va poco a poco…

 

AGRADECIMIENTOS

 

Yo doy gracias…

--a esa mujer angelical que supo encontrarte

-- a la vida por reuniros

-- a Mikel que con su página pudo ser el hilo conductor que nos llevó a la comprensión

-- a ti, hijo mío, por el coraje de asumirlo

-- a los que nos hemos sabido adaptar

-- y a Dios que nos sostiene en la palma de su mano y nos dice

 que la vida siempre vale la pena vivirla.

 

FIN

 

Isabel Guillén

 

Página creada en Octubre de 2011 . Copyright ©

VOLVER